Las mamás tienen un espacio para la lactancia en la Facultad de Ingeniería

Es la primera sala de lactancia materna con la que cuenta la Universidad Nacional de San Juan. Allí se les otorga un ámbito confortable y con privacidad para que puedan realizar la extracción de leche materna.

Las mamás tienen un espacio para la lactancia en la Facultad de Ingeniería

Este lunes quedó inaugurada la primera sala de Lactancia Materna de la Universidad Nacional de San Juan y está ubicada en la Facultad de Ingeniería, en la terraza interna del edificio de Ingeniería Química y Decanato, donde estaba ubicada anteriormente la Receptoría de DAMSU.

Esto se da en el marco del Programa de Lactancia Materna, segunda etapa del recientemente premiado Programa "Mis primeros Mil Días" del Ministerio de Salud Pública de San Juan, y dentro de las actividades encuadradas en los festejos del Octogésimo Aniversario de la Facultad De Ingeniería.

La llegada de este nuevo espacio a la institución educativa se inscribe en el marco de lo que resolvió en 2001 la Organización Mundial de la Salud, cuando aconsejó la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida e iniciar la alimentación complementaria después de ese período. Más aún, tras la alarma que se encendió hace poco más de un mes, cuando la propia OMS dio a conocer un relevamiento que revelaba que la lactancia materna en Argentina se da en menor medida que la media mundial. Mientras el promedio internacional de darle sólo la teta al bebé de hasta 6 meses de edad era el 40%, en este país esa media no superaba el 33%. "La leche materna es como una primera vacuna para el niño. Lo protege de infecciones potencialmente letales y le da todo el alimento que necesita para sobrevivir y desarrollarse bien", dijo el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, al difundir el informe.

Por eso ahora en San Juan se apunta además a mantener la lactancia materna por el tiempo que la madre y el niño lo deseen, haciendo énfasis en los primeros 1.000 días de vida del lactante, con el fin de garantizar que los niños alcancen su máximo potencial de crecimiento y desarrollo.

Una vez que se instauró la lactancia, un momento crítico es la reincorporación de la mujer al mundo laboral. En el mejor de los casos muchas podrán hacerlo a los tres meses, pero una empleada doméstica deberá hacerlo al mes y una adolescente que asiste a la escuela será a los treinta días. Cualquiera sea la situación, el proceso de lactancia se ve alterado.

Ante este escenario los expertos sanitarios contemplaron la incorporación del sacaleche como el insumo que permita prolongar el proceso de lactancia y sirva de soporte ante estas situaciones.

La idea contó con la venia del ministro de Salud local y su entrega contará con requisitos. Para la entrega de esos sacaleches habrá un protocolo que fue escrito por personal de Neonatología, ya que muchos de ellos serán entregados al momento posterior del nacimiento como el caso de bebés prematuros. En el resto de los casos, desde el centro de salud en el que la mamá haga sus controles, el médico, pediatra, nutricionista y ginecólogo evaluarán su situación y si hay una dificultad para proseguir con la lactancia. Esto es: muchas horas continuas de trabajo o que no pueda volver al hogar para el momento de lactar.

En estos casos se entregará el sacaleche. El equipo de salud llamará a Materno Infancia para explicitar las condiciones y la necesidad de este insumo. "No serán entregados a mansalva, la mamá deberá calificar por qué se lo queda, no es en comodato. Por lo cual a posteriori realizaremos una investigación de cómo le fue a esta mamá y si el insumo resultó efectivo", dijo la titular del Comité Provincial de Lactancia Materna.

En esta nota:
Noticias Relacionadas
Dejar un comentario
Interés general | Hicieron el sorteo y le llamaron en un video en vivo en redes sociales pero el sanjua no atendía. A pesar de eso lo mismo se puedo hacer con el premio de vuelo y hotel pagos. Mirá el video y los comentarios en redes sociales.
Mascotas | Sucedió este viernes en calle Doctor Ortega pasando Meglioli. Una joven que pasó por el lugar se paró para recriminarle por lo que estaba haciendo y le respondió que "era matarlos o tirarlos".