martes 7 de diciembre de 2021
28.4ºc San Juan

Preocupa el aumento desmedido de catas en zonas urbanas

Verónica Blanco, investigadora de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNSJ, brindó detalles sobre el fenómeno.

Preocupa el aumento desmedido de catas en zonas urbanas
domingo 10 de octubre de 2021

Con sus sonidos característicos, las catas parecen haber invadido los árboles de la ciudad. ¿Por qué sucede esto? Desde la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNSJ, la bióloga Verónica Blanco aportó su conocimiento para entender el fenómeno.

Según publicaron desde la UNSJ, no son animales introducidos, son nativos de Sudamérica, pero la sensación de que cada vez hay más catas en las zonas urbanas de la provincia no es solo una impresión, sino una realidad. “Si bien no existen estudios poblacionales que analicen el aumento de la población específica de catas (estos análisis ayudarían a idear estrategias para controlar su cantidad), se puede observar a simple vista que el número de estas aves ha aumentado. Esto no se debe a que sean una plaga, sino que es el accionar humano en actividades como la caza para convertirlas en mascotas o la urbanización lo que ha aumentado su número en la ciudad”, explica Verónica Blanco.

“En las zonas urbanas fueron encontrando alimento y lugares para hacer sus nidos. Esto ayudó a su expansión. En cuanto a su alimentación, generalmente se abastecen de granos y semillas. Cada hembra coloca entre 5 a 8 huevos por época reproductiva” dijo la investigadora.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Proteccionistas en alerta: durante octubre aumenta la adopción de gatos negros para sacrificarlos

Para conocer un poco más, la bióloga señaló que prefieren realizar sus nidos en árboles grandes como algarrobos o eucaliptos. En cuanto a las enfermedades que pueden transmitir, entre las más importantes se encuentra la psitacosis, una patología infecciosa producida por una bacteria. Esta enfermedad se transmite por aire. Expulsan el patógeno en sus heces y en el polvo que se encuentra en su plumaje. Esta bacteria entra en contacto con los humanos, lo que favorece su propagación entre las personas que tienen catas de mascotas. Sus depredadores se encuentran entre las aves rapaces. halcones, gavilanes, etc. Sostuvo Blanco que “estos animales, al igual que las catas, pueden encontrarse en la urbe de la provincia. También los depredadores realizan un control no severo en estas aves y en otro tipo animales como los roedores”.

Finalmente, Verónica Blanco señala: “Una manera de espantar a las catas sin atacarlas es provocar ruidos o colocar elementos colgantes que reflejen luminosidad como vidrios, CDs, linternas, espejos.”

Texto: Enzo Galleguillo

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias