domingo 21 de abril de 2024
19.3ºc San Juan

Día de la Madre

Esta es la historia de Alejandra, una mamá luchadora de derechos trans

La maternidad la puso a prueba con situaciones dolorosas y tristes que pudo superar. Te contamos la historia de Alejandra, una madre llena de amor.

Esta es la historia de Alejandra, una mamá luchadora de derechos trans
domingo 15 de octubre de 2023

Alejandra Ávila es una mamá pionera en la provincia y conocida por defender los Derechos de las Infancias Trans. Con dos de sus hijas vivió de cerca el proceso de transición en que comenzaron a sentirse niñas. Esto la llevó a vivir episodios de discriminación difíciles con instituciones y adultos. Sin embargo, todo fue superado y, actualmente, con sus hijes adolescentes siente que el camino enseñado dio sus frutos.

A sus 21 años, Alejandra fue mamá de Melani y años después tuvo trillizos, Alma, Micaela y Mariano. Siempre estuvo acompañada de su esposo con quien lleva 26 años de matrimonio. Sus primeros miedos fueron que les pasara algo de bebés por haber perdido una hermanita con esa edad.

En Alejandra la maternidad le enseño algo muy importante, saber respetar los tiempos de los hijos: “Hay que respetar y acompañar con ese amor que uno tuvo desde la panza con su bebé. Nunca hay que dejarlo sólo o sola, hay que crear un ambiente de contención y de escucha en la familia”.

¿Cómo fue la época de transición con sus hijes?

A la edad de dos años, cuando sus hijes comenzaron a jugar, Alejandra notó que manifestaban actitudes que llamaban su atención: “Estando en el andador, se ponían trapos en la cabeza simulando el pelo largo, jugaban con los juguetes de su hermana mayor, querían que le regaláramos juguetes más de niñas y nosotros, en ese momento, no nos dábamos cuenta”.

A los 6 años, sus hijas empezaron a hablar y a ser más claras en lo que les pasaba, se sentían identificadas con el otro género. A partir de esto, Alejandra decidió charlar el tema en la escuela y se encontró con una sorpresa que no esperaba. La directora le dijo que las sacara del establecimiento educativo porque ellos no iban a poder brindarle la contención que necesitaban.

En el último trimestre de primer grado una de mis hijas me dijo que ella era una nena. A partir de ahí salí a comprar ropa de niña y vestidos. Luego aprendí que la ropa no tiene género, ni los juguetes, ni los colores”, comentó Alejandra.

“Alma a los 6 años hizo su transición, primero en la casa, luego lo plantee en la escuela porque iba a necesitar contención. Me dijeron que la sacara de la escuela, porque era un lugar muy grande y no iba a tener la contención que necesitaba. Yo dije que ya las estaban discriminando si me decían que las sacara”.

En relación a esto, Alejandra destacó que: “Cada niño se expresa en el espacio donde se siente seguro, sí se expresa en la escuela deberían acompañar en ese lugar. Y así donde sea, ellos se abren donde se sienten seguros”.

Y, esto no fue todo, también fue difícil la mirada de otros padres y niños que no entendían, aceptaban y juzgaban este cambió que tenían las niñas. Porque como sociedad, en ese momento había menos conocimiento que ahora.

“Imagínate que cuando me pasó eso no había cosas como ahora que uno puede ver películas, conocer testimonios. En esa época solo estaban las experiencias de otras personas más grandes que habían pasado eso. E incluso, yo al principio pensé que ellas iban a ser gays porque yo tenía conocidos que lo eran”, dijo Alejandra.

Algunas instituciones acompañaron a Alejandra en su maternidad

Algunas organizaciones y asociaciones de la diversidad apoyaron a Alejandra en su camino de maternidad. Sobre todo, para conocer y comprender más a sus hijes: “Me sentí muy contenida y apoyada por diferentes organizaciones y asociaciones de la diversidad. Sobre todo, Aequalis cultura diversa, La Glorita, INADI y en especial quienes siguen a nuestro lado Daniel Rojas, Alejandro Romero, Maximiliano Guerra, Janet Becerra, Sol de los Angeles y Mauricio Maturano”.

Actualmente, Alejandra se siente una madre normal que solo les dio amor a sus hijes y descubrió que ese es el eje central para la crianza: “Me considero una madre normal, con mucho amor hacia mis hijes, compañera, en la escuela muy presente. Siempre pregunto como están, como va la conducta, trato de acompañar en todo momento”.

Algo que les diría a los padres y madres es que les dejen ser, que acompañen, respeten y amen a esa personita que está confiando en elles y están pidiendo que respetemos su identidad y que nunca les dejemos solos, es lo más importante para elles. La escucha, la contención, el respeto, el apoyo y el amor de su familia”, mensaje final de Alejandra para otras madres.

 

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias