martes 21 de mayo de 2024
12.6ºc San Juan

Encuentro

El Gobierno está dispuesto a negociar la reforma laboral con la CGT, aunque no evitaría un posible paro general

En la tarde del 10 de abril funcionarios se reunieron con autoridades de la CGT. La convocatoria duró tres horas y contó con la inesperada participación de Hugo Moyano.

El Gobierno está dispuesto a negociar la reforma laboral con la CGT, aunque no evitaría un posible paro general
miércoles 10 de abril de 2024

En su primera reunión oficial con el Gobierno, la CGT experimentó un resultado mejor de lo esperado, aunque no lo suficiente como para evitar la posibilidad de un paro general de 24 horas que se decidirá este jueves durante la reunión del Consejo Directivo cegetista. Los sindicalistas expresaron su conformidad inicial, ya que fueron escuchados por dos ministros importantes del gabinete libertario, quienes se disculparon por algunos desacuerdos en la relación y se comprometieron a discutir el contenido de una "modernización" de la legislación laboral en una mesa de diálogo, para incluirla en la Ley Bases, sin incluir los artículos que habían preocupado a la dirigencia gremial al poner en riesgo su estructura de poder.

Fue una reunión de casi tres horas, en la que tuvo un inesperado protagonismo Hugo Moyano, el titular del Sindicato de Camioneros, que reemplazó a su hijo Pablo, cotitular de la CGT, para plantearle a la primera plana del Gobierno los problemas que le genera la no homologación de su última paritaria. Su insistencia llevó a que, al terminar la reunión, se quedara a solas con el secretario de Trabajo, Julio Cordero, para tratar de llegar a una solución. Le dejó una carpeta con los detalles del acuerdo salarial y acordaron seguir hablando sobre el tema este jueves, justo el día en que está previsto un plenario de Camioneros para lanzar medidas de fuerza (que ahora se postergaría).

La delegación de la CGT les anticipó al ministro del Interior, Guillermo Francos; el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y al asesor presidencial Santiago Caputo que organizarán una movilización callejera el 1° de mayo y que mañana seguramente se decidirán “medidas de acción directa”. Los funcionarios no pidieron que las suspendieran y sí, en cambio, les solicitaron un “acompañamiento durante 2 o 3 meses“ con acuerdos salariales que no superen la inflación prevista, para lo cual garantizaron, a través de Cordero, que se acelerará el ritmo de las homologaciones que se acumulan sin aprobar.

Los dirigentes cegetistas advirtieron que negocian las paritarias con “responsabilidad” y que las tratativas salariales no interfieren negativamente en la macroeconomía, por lo cual rechazaban la demora de la Secretaría de Trabajo en homologar algunos acuerdos. Cordero explicó que recién ahora pudo completar su equipo y así empezar a ponerse al día con la tramitación de las homologaciones. “Ahora se está normalizando todo”, les aseguró. Pero allí fue cuando intervino Hugo Moyano para quejarse de que su paritaria sigue sin homologarse. Fue el único caso concreto que apareció sobre la mesa y el único que finalmente consiguió una atención personalizada del secretario de Trabajo.

El líder de Camioneros suele desplazar a su hijo Pablo, de carácter explosivo, cuando los conflictos requieren de alguien de mayor templanza y experiencia. Así sucedió cuando el actual cotitular de la CGT llevó peligrosamente al límite la pelea con Mercado Libre y Walmart, en 2021. Y ahora, de la misma forma, Hugo Moyano lo reemplazó en la reunión que la CGT tuvo esta mañana con senadores nacionales de Unión por la Patria y luego fue a la Casa de Gobierno, especialmente invitado por los otros cotitulares cegetistas, Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (estaciones de servicio).

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias