domingo 25 de febrero de 2024
22.9ºc San Juan

Arrestaron al ex embajador de EEUU en Argentina y Bolivia por espiar para Cuba

El diplomático fue detenido después de una larga investigación.

Arrestaron al ex embajador de EEUU en Argentina y Bolivia por espiar para Cuba
lunes 04 de diciembre de 2023

Manuel Rocha, el embajador de EEUU en Argentina y Bolivia, fue arrestado después de largas investigaciones. Según trascendió, servía secretamente como agente del gobierno de Cuba. Esta detención se realizó en Miami después de una denuncia penal.

Manuel Rocha, de 73 años, fue arrestado en Miami el viernes por una denuncia penal y se espera que se hagan públicos más detalles sobre el caso en una comparecencia ante el tribunal el lunes, dijeron dos personas que hablaron con la AP bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a discutir una investigación federal en curso.

Una de las personas dijo que el caso del Departamento de Justicia acusa a Rocha de trabajar para promover los intereses del régimen cubano. La ley federal exige que las personas que trabajan para un gobierno o entidad extranjera dentro de Estados Unidos se registren en el Departamento de Justicia, que en los últimos años ha intensificado la represión penal de los grupos de presión extranjeros ilícitos.

El Departamento de Justicia declinó hacer comentarios. No estaba claro si Rocha tenía un abogado y un bufete de abogados en el que trabajó anteriormente dijo que no le representaba. Su esposa colgó el teléfono cuando la AP se puso en contacto con él.

La carrera diplomática de Rocha, de 25 años, transcurrió bajo gobiernos demócratas y republicanos, gran parte de ella en América Latina durante la Guerra Fría, un periodo de políticas y militares estadounidenses a veces de mano dura. Sus cargos diplomáticos incluyeron una temporada en la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, en una época en la que Estados Unidos carecía de relaciones diplomáticas plenas con el gobierno comunista de Fidel Castro.

Nacido en Colombia, Rocha se crió en un hogar de clase trabajadora en Nueva York y obtuvo una serie de títulos en humanidades en Yale, Harvard y Georgetown antes de incorporarse al servicio exterior en 1981.

Fue el principal diplomático estadounidense en Argentina entre 1997 y 2000, cuando un programa de estabilización monetaria de una década de duración respaldado por Washington se desmoronaba bajo el peso de la enorme deuda externa y el estancamiento del crecimiento, desencadenando una crisis política que llevaría al país sudamericano a pasar por cinco presidentes en dos semanas.

En su siguiente puesto como embajador en Bolivia, intervino directamente en la carrera presidencial de 2002, advirtiendo semanas antes de la votación que Estados Unidos cortaría la ayuda al pobre país sudamericano si elegía al ex cocalero Evo Morales.

“Quiero recordar al electorado boliviano que si votan a quienes quieren que Bolivia vuelva a exportar cocaína, eso pondrá en serio peligro cualquier ayuda futura de Estados Unidos a Bolivia”, dijo Rocha en un discurso que fue ampliamente interpretado como un intento de mantener el dominio de Estados Unidos en la región.

La táctica funcionó, pero tres años después los bolivianos eligieron a Morales de todos modos y el líder izquierdista expulsaría al sucesor de Rocha como jefe de la misión diplomática por incitar a la “guerra civil”.

Rocha también prestó servicios en Italia, Honduras, México y la República Dominicana, y trabajó como experto en América Latina para el Consejo de Seguridad Nacional.

La esposa de Rocha, Karla Wittkop Rocha, no quiso hacer comentarios cuando fue contactada por la AP. “No necesito hablar con usted”, dijo antes de colgar.

Tras su jubilación del Departamento de Estado, Rocha inició una segunda carrera en el mundo de los negocios, como presidente de una mina de oro en la República Dominicana propiedad en parte de la canadiense Barrick Gold.

Más recientemente, ha desempeñado altos cargos en XCoal, un exportador de carbón con sede en Pensilvania; Clover Leaf Capital, una empresa creada para facilitar fusiones en el sector del cannabis; el bufete de abogados Foley & Lardner y la empresa española de relaciones públicas Llorente & Cuenca.

Nuestra firma sigue comprometida con la transparencia y seguirá de cerca la situación, cooperando plenamente con las autoridades si disponemos de cualquier información”, dijo Darío Álvarez, director general de las operaciones de Llorente & Cuenca en EE.UU., en un correo electrónico.

Te puede interesar
Últimas noticias