Mundo
27/10/2019

El Sínodo de la Amazonia propone al Papa que ordene sacerdotes a hombres casados

También pidió dar más espacio en la Iglesia a las mujeres, históricamente relegadas.

El Sínodo de la Amazonia propone al Papa que ordene sacerdotes a hombres casados
E

l Sínodo sobre la Amazonia aprobó en su documento final la propuesta de poder ordenar sacerdotes a hombres casados, los llamado Viri Probati, en las zonas aisladas de la macroregión de 7,5 millones de kilómetros cuadrados y nueve países habitada por solo 34 millones de habitantes, entre ellos muchos indígenas.

También lanzó la propuesta de ministerios para las mujeres, incluyendo el diaconado femenino, y proclamó el “pecado ecológico” cuando se agrede la naturaleza. A su vez el Papa​ anunció que reactivará la comisión de estudio sobre las diáconas, que formó en 2016 y que después de dos años de discusiones no llegó a ninguna conclusión.

El de la Amazonia se ha demostrado el Sínodo en el cual las mujeres lograron hacerse escuchar. Treinta y cinco participaron de la asamblea y se proclamaron “madres sinodales” en una justa provocación a los 184 padres sinodales que aprobaron los 120 puntos del documento final, porque el voto fue negado a las féminas participantes, muchas de ellas monjas.

Para tener “imperium”, los 120 puntos debían ser aprobados por una mayoría de dos tercios de los padres sinodales. Todos obtuvieron ese voto calificado.

En el caso de los Viri Probati, destinado a causar una nueva tormenta con amenazas de cisma por la oposición cerrada de los conservadores y tradicionalistas, el punto 111 del documento dice: “Proponemos ordenar sacerdotes a hombres idóneos y reconocidos por la comunidad que tengan un diaconado fecundo y reciban una formación adecuada para el prebisterado, pudiendo tener familia legitimamente constituída y estable".

Ciento veintiocho padres sinodales votaron a favor y 41 en contra, el número más elevado de “no” de las 120 votaciones punto por punto, que se realizaron en la tarde de este sábado. La diferencia entre los que aprobaron y los que bocharon fue también el más estrecho de todos los sufragios de la asamblea.

El arzobispo de Viena, Christoph Schoenborn, considerado un progresista cercano al Papa, dijo que era mejor hacer Viri Probati diáconos que sacerdotes.

Ante las discrepancias que dividen a la Iglesia en la cuestión, el texto aprobado pidió llevar la ordenación de laicos casados a sacerdotes a “un debate universal”.

El punto aprobado argumenta que “muchas de las comunidades eclesiales del territorio amazónico tienen enormes dificultades para acceder a la eucaristía”. Y agrega: "En ocasiones pasan no solo meses sino incluso años para que un saceerdote la celebre o realice un sacramento de reconciliación o la unción de enfermos”.

El punto 104 remarca que es urgente promover la formación del diaconado permamente para la Amazonia. Ellos son laicos que pueden bautizar, bendecir matrimonios, asistir a los enfermos, celebrar la liturgia de la palabra, predicar y evangelizar, pero no celebrar misa ni confesar.

También fue aprobada la petición de reformar las normas de Pablo Vi para que las mujeres “adecuadamente formadas” puedan recibir los ministerios del Lectorado y el Acolitado “entre otros a ser desarrolladdos”.

Los obispos explican que en muchas consultas se solicitó el diaconado permanente para las mujeres. Tras el anuncio de Francisco que reactivará la comisión que estudia el asunto, se consolidó la decisión de “compartir experiencias y refexiones con la comisión y esperamos sus resultados”.

El lugar de las mujeres

En el discurso final que pronunció Francisco al cierre de las tres semanas que duró el Sinodo, el Papa argentino dedicó una parte importante a las féminas. Las 35 que participaron de la asamblea sinodal sin poder votar, le escribieron a Jorge Bergoglio pidiéndole que las dejaran votar el documento final. No lo lograron.

Tocado por el empuje que mostraron las mujeres, cuya discriminación en la Iglesia dura dos mil años y que parecen dispuestas a combatir con una presencia cada vez más protagónica como “la otra mitad del cielo”, el Papa dijo a la asamblea: "Recojo el guante de que las mujeres sean escuchadas”.

Dijo que reactivará la comisión que estudia la posibilidad del diaconado femenino, que ha dejado de funcionar, y la dotará de nuevo personal. “Voy a procurar rehacer esto con la Congregación para la Doctrina e la Fe”.

“Todavía no hemos caido en la cuenta de lo que significa la mujer en la Iglesia y nos quedamos solo en la parte funcional. Es importante, tienen que estar en los consejos, pero su papel va mucho más alla de la funcionalidad.” Bergoglio destacó que el Sínodo lanzó directrices en cuatro dimensiones: la cultural, la ecológica, la social y la pastoral.

En un ataque abierto a sus críticos se dirigió a las “élites católicas” que “quieren ir a la cosita y se olvidan de lo grande”. “Porque no tienen el coraje de estar con el mundo, ellos que se creen estar con Dios. Porque no tienen el coraje de comprometerse con las opciones e la vida del hombre. Se creen que luchan por Dios, pero no aman a ninguno”.

El documento final también hizo propuestas y fijó posiciones de la Iglesia. Ante la situación del planeta y de la Amazonia “la ecología integral no es un camino más sino el único posible porque no hay otra senda viable para salvar la región”. “La depredación del territorio viene acompañada del derramamiento de sangre inocente y de la criminalización de la Amazonia”.

El documento “anima a la comunidad internacional a disponer nuevos recursos económicos para proteger la Amazonia y promover un modelo de desarrollo justo y solidario”.

El Sínodo propone definir el pecado ecológico como “una acción u omisión contra Dios, contra el prójimo, la comunidad y el ambiente. Es un pecado contra las futuras generaciones y se manifiesta en actos y hábitos de contaminación y destrucción de la armonía del ambiente”.

(Fuente: Clarín)

Dejar un comentario